Oración a san miguel arcángel de limpieza y protección

La oración a San Miguel Arcángel es una poderosa herramienta de limpieza y protección contra energías negativas. Su intercesión nos ayuda a mantenernos firmes en nuestra fe y a alejar todo mal. Se recomienda leerla con fe y devoción junto con otras prácticas espirituales.


La oración a San Miguel Arcángel es una poderosa herramienta para limpiar y proteger nuestro ser de energías negativas. San Miguel es considerado el protector de la fe y el guerrero celestial, su intercesión nos ayuda a mantenernos firmes en nuestra fe y a alejar todo mal. En esta oración, pedimos su ayuda para limpiar nuestro ser de todo lo negativo y protegernos de cualquier peligro.


San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y las acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.



San Miguel Arcángel, te pedimos que nos protejas de todo mal y peligro. Que tu espada de luz nos defienda de todo lo negativo que nos rodea. Que tu escudo nos proteja de las energías negativas y de las malas intenciones de los demás. Que tu presencia nos dé la fuerza y la valentía para enfrentar cualquier adversidad.


San Miguel Arcángel, te pedimos que nos ayudes a limpiar nuestro ser de todo lo negativo. Que tu luz divina nos ilumine y nos guíe en el camino de la verdad y la justicia. Que tu amor nos envuelva y nos proteja de todo lo que nos aleja de Dios. Que tu intercesión nos lleve a la presencia divina y nos conceda la gracia de la salvación.


La oración a San Miguel Arcángel debe ser leída con fe y devoción, al menos una vez al día. Es recomendable leerla junto con otras prácticas espirituales como la meditación y la lectura de la Biblia. Su poder es inmenso y su intercesión es una garantía de protección y limpieza.


Autor:
Jose Sanz