Oración mano poderosa abre caminos y protección

La oración a la mano poderosa es una plegaria católica para pedir protección y ayuda. Se mencionan entidades como San Expedito y la Virgen María, y se utilizan palabras clave como fe, esperanza y fortaleza. Se recomienda leerla con fe y devoción al menos una vez al día.


La oración a la mano poderosa es una plegaria muy popular en la religión católica. Esta oración es utilizada para pedir protección y ayuda en momentos de dificultad. La mano poderosa es un símbolo de la mano de Dios y su poder para abrir caminos. En esta oración se mencionan entidades como San Expedito y la Virgen María, y se utilizan palabras clave como fe, esperanza y fortaleza.


Mano poderosa de Dios, que abres caminos y proteges a tus hijos, te pido que me ayudes en este momento de dificultad. Con tu fuerza y poder, abre los caminos que se me presentan y guíame hacia el éxito y la prosperidad. San Expedito, intercede por mí ante la mano poderosa de Dios y ayúdame a superar los obstáculos que se presenten en mi camino.



Mano poderosa de Dios, que eres fuente de esperanza y fortaleza, te pido que me protejas de todo mal y peligro. Con tu mano poderosa, aleja de mí todo lo que me pueda hacer daño y protégeme de los enemigos que quieren hacerme mal. Virgen María, madre de Dios, intercede por mí ante la mano poderosa de Dios y ayúdame a mantener mi fe y mi esperanza en todo momento.


Mano poderosa de Dios, que eres luz en la oscuridad y guía en el camino, te pido que me ilumines y me guíes en todo momento. Con tu mano poderosa, dame la sabiduría y el discernimiento para tomar las decisiones correctas y seguir el camino que Dios tiene preparado para mí. San Expedito y Virgen María, intercedan por mí ante la mano poderosa de Dios y ayúdenme a mantener mi fe y mi esperanza en todo momento.


La oración a la mano poderosa debe ser leída con fe y devoción, y se recomienda hacerla al menos una vez al día. Puede ser leída junto con otras prácticas religiosas, como el rezo del rosario o la meditación. Esta oración es una poderosa herramienta para pedir protección y ayuda en momentos de dificultad.


Autor:
Jose Sanz